Ser lluvia

Tenemos mucho que aprender de la lluvia en . Empapar, transformar. Empujar a crecer. Emocionar, inspirar.

Si tuviéramos esa capacidad… la de caer en el momento apropiado, cuando quizás nadie se lo espera y poder contar así con la sorpresa. Si pudiéramos llegar sobre la tierra, nuestros estudiantes, y empaparlos. Calarlos completamente. Si tuviéramos la habilidad de poder activar esos gérmenes de curiosidad, de querer saber, de pasión por conocer… Si pudiéramos ser lluvia les empujaríamos con cada una de las gotas de nuestra acción educativa a crecer, a superarse, a avanzar…

Si ellos fueran poetas y nosotros la tormenta de invierno en una noche cerrada, fría… si así fuera, ante nuestra acción (nuestra lluvia) se empaparían de emoción y estarían en la mejor disposición posible de emoción.

Si así fuera… si así fuera les inspiraríamos a hacer grandes cosas, a crear grandes reinos de fantasía, de ilusión… A avanzar por el camino apropiado, el suyo propio, inspirados por nosotros, sus profesores… por nosotros, lluvia.

@webjjmiles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *