Iluminar

Y de pronto te encuentras ante el , ante la de …y comprendes que has de iluminar tanto como ella… .

El profesor, el maestro, ha de ser como la luna llena sobre el mar. Observar desde una posición alejada y no convertirse en protagonista. Presentarse difuminado y poder ofrecer desde su perspectiva el reflejo a la ola, el estudiante, quien se mueve bajo el cobijo de su luz, libre, sin restricciones y con la certeza de dar pasos firmes y seguros gracias a la luz que proviene de la luna, del maestro, del profesor.

@webjjmiles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *